Mixed Cianotipia - Segunda parte

Hemos desarrollado el tutorial en estas tres partes:

Primera parte (publicado aquí)
1. Un poco de historia
2. En qué consiste
3. Material necesario
4. Preparación de la emulsión

Segunda parte (este artículo)
5. El emulsionado del papel
6. Creación de fotolitos o fotogramas
7. El proceso de exposición
8. El revelado y secado

Tercera parte (próximamente)
9. Mixed cianotipia: Posibilidades y algunas aplicaciones contemporáneas

En la primera parte de este tutorial sobre la cianotipia, describimos unos pequeños apuntes históricos; vimos en qué consiste el proceso rápidamente; se listaron los materiales necesarios y finalmente vimos cómo se prepara la emulsión.

En esta segunda parte veremos cómo emulsionamos el papel; cómo crear fotolitos o fotogramas para el proceso de exposición y finalmente hablaremos del revelado y secado de los trabajos sobre papel.

5. El emulsionado del papel

Preferentemente utilizaremos un papel que sea resistente al tratamiento prolongado con agua, por ejemplo un papel acuarela sería adecuado. Pero hay otros tipos de papel que cumplen ese requisito. Cada papel tiene una textura y una estructura interna propias que condicionará de manera diferente el resultado final de nuestro trabajo por lo que será necesario hacer una investigación previa para encontrar el papel adecuado para nuestra cianotipia.

Es importante disponer de todos los materiales necesarios preparados para que no haya interrupciones en el proceso del emulsionado del papel. Como utilizaremos material fotosensible, vamos a trabajar en un lugar con poca luz (una bombilla de 40 W máximo).

En el apartado anterior vimos la preparación de las dos soluciones, etiquetadas como A y B, necesarias para emulsionar el papel. Utilizando una jeringa diferente para cada solución, verteremos en el recipiente de mezcla la misma cantidad de cada solución. Por ejemplo: 5 ml de solución A + 5 ml de solución B. Obviamente la cantidad se decide en función de la superfície a emulsionar. Procuraremos mezclar bien las dos soluciones en el recipiente y a continuación utilizaremos un pincel para extender uniformemente sobre el papel la emulsión. Para extender la emulsión sobre el papel, podemos utilizar otros utensilios como brochas de espuma, rodillos, racletas, etc. Esperamos unos minutos que el papel absorba la emulsión aplicada. A partir de aquí necesitamos que el papel seque totalmente para poderlo exponer. Podemos acelerar el secado ayudándonos de un secador de pelo utilizando aire caliente pero suave o podemos esperar a que se seque de manera natural. El secado y el posterior almacenaje del papel emulsionado siempre debe realizarse en un sitio oscuro, por ejemplo una caja hermética a la luz.

*Opcional: Se pueden conseguir unos tonos más oscuros si aplicamos una segunda capa.

6. Creación de fotolitos o fotogramas

Crearemos nuestros fotolitos con la ayuda de software como Photoshop o Gimp. Trabajaremos con imagenes a escala de grises o en blanco y negro. El tamaño final del fotolito será del mismo tamaño que de nuestro trabajo final que imprimiremos sobre un papel traslúcido como el papel vegetal o en acetato transparente. Tambien podemos ir a un centro especializado para que nos impriman un fotolito profesional. Cada una de las opciones de impresión anteriores tienen sus pros y sus contras: un fotolito impreso en papel vegetal no definirá con precisión imagenes muy detalladas pero resulta muy económico, y lo contrario con un fotolito profesional.

Otra posibilidad alternativa a los fotolitos es utilizar objetos variados encima del papel emulsionado en el momento de la exposición. Se pueden realizar composiciones muy creativas con este procedimiento.

7. El proceso de exposición

En síntesis la fase de exposición es muy simple: necesitamos un elemento (en este caso un fotolito o un objeto) que impida o permita el paso de la luz solar (o fuente alternativa de rayos UV) que es la que sensibilizará la emulsión de nuestro soporte. Si permitimos el paso de la luz, esa zona se sensibilizará y, en el caso de la cianotipia, obtendremos al revelar una zona de color azul y si impedimos el paso de la luz esa zona quedará insensibilizada y, en el caso de la cianotipia, obtendremos al revelar una zona de color blanco o del color propio del soporte.

Si utilizamos un fotolito para exponer: necesitaremos una plancha de cristal (que no filtre los rayos UV), una plancha de madera y unas pinzas de sujeción. Encima de la plancha de madera colocamos el papel emulsionado seco, encima de éste, el fotolito con la cara impresa en contacto con la cara emulsionada; y finalmente, la plancha de cristal. Unas pinzas nos ayudarán a sujetar las diferentes capas y a  mantenerlas en contacto firme y uniforme.

Si utilizamos diferentes objetos para exponer: necesitaremos una plancha de madera y unas pinzas de sujeción. Encima de la plancha de madera colocamos el papel emulsionado y encima de éste los diferentes objetos. Sujetamos el papel emulsionado a la plancha de madera.

Ahora ya podremos exponer al sol nuestro trabajo. Probablemente deberemos realizar alguna prueba previa para dar con el tiempo de exposición necesario. El procedimiento no puede ser más sencillo.

8. El revelado y secado

El objetivo en esta fase del proceso es limpiar por completo nuesta hoja recién expuesta de los productos quimicos que no se han fotosensibilizado. Y lo haremos submergiendolas con la imagen hacia abajo en un recipiente con agua corriente durante unos 10-15 minutos. Mientras dure el lavado debemos tener cuidado y procurar que el chorro de agua no vaya directamente a la imagen que estamos revelando pues podría perder color. Progresivamente nuestra imagen irá adquiriendo ese color color azul característico.

Despues del lavado, dejaremos secar el papel. Podemos colgarlo en un tendedero. Tambien podemos acelerar el secado con un ventilador o secador de pelo.

Ya podemos disfrutar de nuestra primera cianotipia.

En la tercera parte de nuestro tutorial veremos algunas aplicaciones de la cianotipia en soportes alternativos y en el arte contemporáneo.